En la actualidad en México existen diversos centros de investigación dedicados al estudio de la biotecnología. Las aplicaciones son tan diversas que van desde el estudio de materiales hasta alimentos, esto permite tener una perspectiva más amplia de las ventajas obtenidas con nuevas especies tanto en el ambiente como sus aplicaciones de consumo o la generación de productos derivados de estos.

A medida que incrementa la población en México también crece la demanda de servicios como transporte, alimentos y electricidad, los cuales están basados principalmente en combustibles fósiles. Una respuesta favorable a este problema son los biocombustibles. El proyecto “Clúster Biocombustibles Gaseosos” del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica tiene como objetivo disminuir el uso de combustibles fósiles y, para el año 2027 que el cinco por ciento de la energía eléctrica producida en México sea por medio de biomasa residual, dando con esto segundo uso a los residuos para generar energía.

Cortesía de: cocheseco.com

El 26 de julio la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-Lerma) presentó el Primer Simposio “Perspectivas en Ciencia y Biotecnología Agroalimentaria” donde se expusieron diversos temas en aplicación de la biotecnología, principalmente en al área de alimentos y las repercusiones que trae sus aplicaciones.

En la primera plática llamada “Perspectivas de la Biotecnología Alimentaria” impartida

Cortesía de: www.gruposacsa.com.mx

por el Dr. Mariano García Garibay de la UAM se abordó el uso de la biotecnología para generar alimentos. Para crear algún alimento se necesitan de agentes biológicos como enzimas para que puedan realizar los procesos químicos y que el alimento obtenga las características necesarias para su consumo. Las ventajas de la biotecnología en la industria alimenticia es que permite obtener productos como pan, cerveza o derivados de la leche con un alto grado de calidad a partir de crear o sustituir elementos de su elaboración para hacer más eficiente su producción.

En otra plática llamada “Modificaciones Genéticas en la Agroindustria en México, dos casos de estudio: maíz y miel” impartida por la Dra. Amanda Gálvez Mariscal del Departamento de Alimentos y Biotecnología, y del Departamento de Química de la UNAM se habló de la importancia de los transgénicos, principalmente de si son buenos o malos. La Dra. Amanda hizo énfasis en que es necesario observar en primera instancia, si serán plantados, la zona en donde serán introducidos y ver las consecuencias en el entorno donde se encuentran. En segundo lugar, si son para el consumo es necesario ver si al haber sido modificados genéticamente son aptos para dicho objetivo, como en el caso del maíz. El maíz es México es únicamente para consumo culinario, por lo cual no está permitido sembrar maíz transgénico. En Estados Unidos el maíz transgénico es de uso industrial, para la creación de almidón o para alimento de ganado. Una vez teniendo en cuenta estas dos puntos puede darse una respuesta parcial a si son o no buenos los transgénicos.

La última plática titulada “Consumo y Sostenibilidad en la Producción de Alimentos: ¿Pueden ser los consumidores agentes de cambios?” impartida por la Dra. Laura Ximena Estevez Moreno de la UAEMex mostró los resultados obtenidos en el estudio basado en encuestas aplicadas a consumidores de cárnicos, la cual abordaba el tema del maltrato animal para la obtención de carne. Dichos resultados mostraron que los consumidores tienen en cuenta que en algunos mataderos o criaderos de animales

Cortesía de: alimentarnos.com

son maltratados y que estarían dispuestos a pagar un valor agregado a los productos si las empresas comprueban que los animales que usan no son maltratados para la obtención de carne. De igual forma los resultados mostraron que prefieren depositar su confianza en las empresas privadas para asegurar el buen trato de los animales que en el gobierno ya que no consideran tener confianza en dichas instituciones.

Por último, en el Instituto Tecnológico de Toluca el Dr. Manuel Antonio Borja Salín del Departamento de Química y en colaboración con la UNAM ha trabajado en el estudio y creación de Biocombustible, teniendo gran reconocimiento de parte de la UNAM por su aporte a las Tecnologías Limpias.

No hay comentarios

Dejar respuesta