Houston, tenemos un problema, fue la frase que el astronauta John Swigert transmitió desde la nave Saturno V de la misión Apollo 13 al cuartel después de una explosión el 13 de abril de 1970.

Cortesía de: http://www.astro-digital.com/8/apolo13.html
Cortesía de: http://www.astro-digital.com/8/apolo13.html

El Saturno V que despego con éxito el 11 de abril de 1970 desde Cabo Cañaveral, fue una expedición más de la NASA a nuestro satélite natural con el único y exclusivo objetivo de aterrizar en un terreno elevado, la región del cráter de “Fra Mauro” y recolectar material lunar para su posterior análisis.

La tripulación estaba conformada por James A. Lovell Jr. como comandante, Fred W. Haise Jr. piloto del módulo lunar y John “Jack” L. Swigert Jr. piloto del módulo de mando.

Durante los dos primeros días de vuelo todo iba de maravilla a excepción de que la tripulación se encontró con un par de sorpresas de menor importancia, pero en general el Saturno V estaba siendo considerado como el cohete con el vuelo más suave del programa. 

Cortesía de: https://www.nasa.gov/mission_pages/apollo/missions/apollo13.html
Cortesía de: https://www.nasa.gov/mission_pages/apollo/missions/apollo13.html

Pero no sería el viaje deseado ya que, dos días después del lanzamiento, el tanque de oxígeno No. 2 del módulo de servicio explotó, haciendo que el tanque No. 1 también fallara, lo que causo que el suministro normal de electricidad y el agua del módulo de mando se perdiera, ya estando en órbita a aproximadamente a 321868.8 km de la tierra (NASA, 2009).

¿Cuál fue la solución a este problema? Los astronautas tienen un magnifico entrenamiento y capacitación en la tierra antes de sus futuras expediciones. Los cohetes construidos para la NASA están diseñados para cualquier problema, para el caso del Saturno V, se construyó un cohete de fases múltiples, en el cual dentro del mismo se encuentran algunas partes como el modulo lunar, el módulo de servicio, depósito de combustible etc.

El módulo lunar es lo que salvó la vida de los tripulantes, este módulo sirve de la misma manera que un bote salvavidas en un barco, aunque con unas limitaciones, pero de gran ayuda, tiene como vida aproximadamente 40 horas y capacidad de 2 pasajeros y se tenía que extender a 90 horas y 3 pasajeros, una hazaña enorme.

Los tripulantes se dieron cuenta que el aire estaba siendo saturado de manera peligrosa con dióxido de carbono, por lo cual tenían que ser reemplazados los extractores circulares de dióxido de carbono por unos limpios y de forma rectangular.

Mientras tanto, en la tierra, los ingenieros crearon un adaptador improvisado utilizando materiales que los astronautas tenían a la mano como los mismos calcetines con el objetivo de unir los extractores cuadrangulares del módulo de mando con los extractores del módulo lunar, gracias a esto se pudo transportar el aire a través de una manguera, esto gracias a las explicaciones que se dieron por tierra.

Después de la travesía de muerte, los astronautas, al acercarse a la tierra, separaron el módulo de servicio, más tarde, separaron el modulo lunar quedando los tripulantes en el módulo de mando y comenzaron su entrada a la atmosfera, a este tiempo de entrada se le conoce como “Velo negro” y tardo aproximadamente 4 minutos.

El aterrizaje se dio el 17 de abril de 1970 en el pacifico sur al noreste de Samoa, rescatando a los astronautas sanos y salvos a excepción de Fred Haise, con una infección en las vías urinarias.

Cortesía de: https://dosmagazine.com/es/hace-43-anos-despego-el-apolo-xiii-a-la-luna/
Cortesía de: https://dosmagazine.com/es/hace-43-anos-despego-el-apolo-xiii-a-la-luna/

“Después de una intensa investigación, se identificó la causa de la explosión. En 1965 el módulo de mando había sufrido varias modificaciones para su mejora, las cuales incluían el elevar el voltaje permisible de los calefactores en los tanques de oxígeno de 28 a 65 V de corriente continua.

Desafortunadamente los termostatos interruptores de dichos calefactores no fueron modificados para adaptarse al aumento de voltaje. Durante la prueba final en la plataforma de lanzamiento, los calefactores estuvieron encendidos durante mucho tiempo, esto sometió al cableado adyacente a los calefactores a muy altas temperaturas (aprox. 500 ºC) provocando un severo degradado en el aislamiento de teflón.

Los termostatos empezaron a operar con 65 V quedando soldados por el voltaje y la temperatura, provocando un cortocircuito (Foro Off Topic y Humor , 2008).”

El Apollo 13 iba a ser el tercer intento de aterrizaje lunar, pero la misión fue abortada después de la rotura del tanque de oxígeno módulo de servicio. Aun así, fue clasificado como un “fracaso exitoso” debido a la experiencia adquirida en el rescate de la tripulación. 

No hay comentarios

Dejar respuesta