“¡Inocente palomita, que te dejaste engañar!” es una de las frases que más escuchamos durante este día, que en México se celebra cada 28 de Diciembre, sin embargo el trasfondo de dicha celebración es un tanto trágico. Resulta pues, que dicha historia tiene más de dos mil años de antigüedad y comenzó siendo una fiesta de origen católico hacia los “Niños Inocentes”. Pero la pregunta es: ¿por qué?

Cortesía de: taringa.com
Cortesía de: taringa.com

Según se relata en el Nuevo Testamento, específicamente en el Evangelio de San Mateo, la historia comienza cuando unos magos llegan a Jerusalén en busca del futuro Rey de Israel, que según ellos acababa de nacer. Los magos, durante su búsqueda recuerdan la profecía del Antiguo Testamento que rezaba lo siguiente: “Cuando aparezca una nueva estrella en Israel, es porque ha nacido un nuevo rey, que reinará sobre todas las naciones”. Sin embargo, según San Mateo, el rey Herodes, envuelto en una obsesión con el poder y el temor a perderlo todo, al enterarse de dicha noticia ordenó que le dieran muerte al “nuevo rey” inmediatamente.

Para poder encontrarlo, Herodes fingió un falso interés por el niño, pidiendo a los magos que se informaran bien acerca del nuevo Mesías y que, cuando lo encontrarán, regresaran a informarle para que lo adorase también. Pero al descubrirse los malintencionados planes de Herodes, el Niño Jesús, la Virgen María y San José, no volvieron a Jerusalén y regresaron a sus países por otros caminos. Mientras tanto Herodes en un arrebato de furia y sin haber podido dar con el paradero del niño, ordeno a su ejército rodear la ciudad de Belén y a que mataran a todos los niños menores de dos años que residieran en la ciudad y en sus alrededores. A pesar de ello, los soldados de Herodes jamás pudieron encontrar al anunciado Mesías (no hace falta que diga el porqué de esta aseveración).

Desde entonces, la Iglesia Católica conmemora, como ya les comentaba anteriormente, cada 28 de Diciembre la fiesta de los “Santos Inocentes”, para recordar aquellas crueles muertes infantiles y reflexionar acerca de los hechos. Sin embargo, y aunque parezca contradictorio, es por esta razón que la tradición popular ha sido durante años hacer bromas a quienes, como aquellos niños inocentes, no saben ni comprenden lo que les sucede; aunque hay quienes dicen que la tradición de divertirse a costa de engañar a otras personas viene del hecho de que Herodes vivió durante muchos años pensando que sí había logrado su cometido.

Esta tradición se da en muchos otros países, aunque con diferentes fechas. Podemos mencionar a países como Estados Unidos, Alemania, Japón y Brasil en donde se celebra cada 1 de Abril y es conocido como “Fool’s Day” o por su traducción al español: Día de los Tontos. Por otra parte, en países como Portugal se le conoce popularmente como el “Día de las Mentiras”.

En México por ejemplo, durante esta fecha la gente suele pedir dinero prestado (no aplica con los banqueros) o artículos personales y, una vez que los obtienen no los devuelven y con tono de broma advierten a su víctima “Inocente palomita, que te dejaste engañar, sabiendo que en este día en nadie debes confiar”; en algunas ocasiones agregan otro tipo de frases como “…sabiendo que en este día nada debes prestar”.

Cortesía de: https://mejorconsalud.com
Cortesía de: https://mejorconsalud.com

Las bromas durante este día reinan al país. Algunos periódicos o revistas, durante sus ediciones correspondientes publican notas o fotografías, cuyos encabezados hacen creer a los lectores que son reales, sin embargo todo es parte de las bromas que se hacen durante esta fecha. Aunque actualmente el campo donde se ve la proliferación de estas bromas son los medios digitales (tampoco aplica para El Deforma); en Facebook, en Twitter, en Instagram en cualquier lugar online puedes encontrar cientos de bromas. Google, por ejemplo, es famoso por ser uno de los medios digitales que mejor prepara sus bromas (para el caso del Fool’s Day).

La gente se vuelve malvadamente inteligente para jugar las mejores bromas a sus amigos y conocidos. Desde el típico “Soy [inserte su adjetivo favorito]” en Facebook, hasta cambiar el relleno de las Oreo por pasta dental, son tan solo unas pocas de las bromas que podemos apreciar (incluso caer en ellas).

¿Cuáles son tus bromas favoritas? Cuéntanos en los comentarios.

No hay comentarios

Dejar respuesta