Pocas han sido las historias que me han dado en que pensar o tener una sensación de compartir ideales con alguien semejante al personaje de la historia, tal es el caso del libro El Universo o Nada de Elena Poniatowska, que narra la vida y obra de uno de los personajes y científicos más importantes de México: Guillermo Haro quien construyó un gran camino de la Astronomía en México y dio inicio a la Astrofísica dentro de nuestro país. Fue sin duda una de las mentes más brillantes de todos los tiempos.

Cortesía de: www.schavelzongraham.com

Aquel niño que vivía con su madre y sus 4 hermanos creía que el mundo terminaba después de los cerros que se veían a los lejos y el límite era el cielo, donde se vislumbraban las luces de las estrellas.

Un viaje que tuvo con su madre terminó por cambiar los límites de su mundo, se dio cuenta que detrás de los cerros hay más cerros y pueblos, y detrás de esos muchos más.

En su juventud por cuestiones familiares entra a estudiar a la Escuela Libre de Derecho, como era hijo de una familia bien posicionada económicamente tenía como obligación ser abogado, esto cambia cuando en el trabajo le piden embargar una máquina de coser de una pobre costurera que no tenía ni para comer, dicha máquina era su única fuente de ingresos. Por lo cual Guillermo termina por abandonar sus estudios en derecho. Entra a estudiar Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México donde pronto comienza por despertar un profundo interés que desde niño tenía sobre las estrellas.

Cortesía de: www.jornada.unam.mx

Era visitante asiduo del Observatorio de Tacubaya, todos los sábados en la mañana asistía al Observatorio con gran curiosidad para observar y escuchar pláticas sobre las estrellas.

Viaja a Harvard a estudiar Astronomía, donde se hace fama por ser un estudiante dedicado y brillante, pasa incontables horas frente al telescopio observando y capturando fotografías en las placas de la cámara.

En su etapa adulta Guillermo Haro fue compañero de trabajo de una de las grandes mentes mexicanas como lo fue el Astrónomo Enrique Erro con quien trabajo en el Observatorio de Tonantzintla (actualmente INAOE), observando en el telescopio y capturando todo con la Cámara Schmidt.

A mi parecer Guillermo Haro es similar a un super héroe, logró cambiar el rumbo de la ciencia y la tecnología en México, impulso a muchos jóvenes estudiantes a continuar con sus estudios, a los cuales mando a estudiar al extranjero en las mejores universidades de Estados Unidos, como lo son Harvard, MIT, Berkeley, CalTech, y en Europa a países como Francia, Rusia, Inglaterra, Alemania. Creó los principales centros de observación e investigación astronómica como lo son el Observatorio de Tonantzintla, el Observatorio de San Pedro Mártir, el Observatorio de Cananea, posicionó a México en la Astronomía Internacional.

Se enfrentó a problemas como todo el mundo, recibió reconocimientos ya que desde muy joven se dedicó a lo que más amaba con pasión y trabajo. Hizo investigaciones sobre estrellas en etapa temprana de desarrollo, sobre nebulosas, descubrió un tipo de nebulosas que hasta ese entonces no se habían observado; las cuales llevan por nombre Objetos Herbig-Haro, junto con un compañero de trabajo descubrieron un cometa que lleva el nombre de Haro-Chavira. Fue miembro del Colegio Nacional, siendo el miembro más joven en ser ingresado, diversas distinciones entre ellas el la Medalla Lomonósov otorgada por el gobierno Ruso.

Cortesía de: pueblaonline.com.mx

Se dio cuenta que para crecer en cuanto a la astronomía se necesitaban jóvenes bien preparados en cuestiones de física y matemática, de que la astronomía se apoyaba sobre un pilar indispensable como lo es la óptica y que el futuro de México dependía del avance tecnológico, todo esto lo llevo a crear junto con compañeros investigadores de su mismo calibre un instituto que preparara jóvenes para desarrollar la ciencia y la tecnología: Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica.

Le molestaban aspectos importantes como a la mayoría de nosotros, principalmente, toda la corrupción y malas intenciones que hay detrás de puestos importantes tanto política y científicamente. Muchos proyectos que tenía en mente se vieron pausados o por terminados debido a problemas o malentendidos que se presentaban respecto de él. Su mayor preocupación era el saber que los mexicanos somos grandes científicos y podemos hacer las cosas, pero nos ponemos el pie y preferimos consumir productos extranjeros como prioritarios antes que lo nacional. Él decía que no era posible que un mexicano haya contribuido a crear la píldora anticonceptiva y sean los europeos quienes la fabriquen y la comercialicen. Para Guillermo Haro los mexicanos debemos tomar partido en gran medida en el avance de la ciencia, llegó a decir que lo único importante que tenía México y Latinoamérica eran las artes, excelentes escritores y pintores, pero no había nadie que sobresaliera en la parte científica.

A mi parecer tenía y sigue teniendo razón, muchas universidades hacen investigación, sin embargo, no hay resultados obvios, muchos nos enfocamos en la parte industrial pero no nos damos cuenta que no aportamos a desarrollar nada importante, y como alguna vez me dijo el Dr. Alexis Aguilar del ICN: “necesitamos personas con ganas de hacer cosas, hay muchos ingenieros, pero es raro el que eche mano de la parte científica”.

Actualmente muchas universidades son centros de investigación, de los cuales son de los más importantes a nivel internacional, y de la parte astronómica no podemos dejar de hablar, tenemos los mejores centros como el INAOE, el IA-UNAM y el IRyA, los cuales forman físicos, astrónomos, astrofísicos e ingenieros de primera, tenemos el Gran Telescopio Milimétrico (GTM), el Observatorio HAWC, el Observatorio de San Pedro Mártir, el Observatorio de Cananea, y muchas cosas más, de las cuales Guillermo Haro fue responsable o parte de la inspiración.

Cortesía de: www.mvsnoticias.com

Hoy por hoy México logra posicionarse dentro de la ciencia internacional, se hacen investigaciones médicas, tecnológicas, nucleares, astronómicas, de materiales; algunos estudios tan complejos que se han vuelto multidisciplinarios y necesitan de otras ramas de la ciencia. Contamos con grandes investigadores de renombre a nivel mundial o nacional, con los cuales he tenido el privilegio de tomar clase o al menos entablar una plática de lo más enriquecedora. Podrá sonar algo relevante, a pesar de todo esto seguimos atrasados, algunas encuestas dicen que por cada mil habitantes hay un investigador, contamos con uno o dos centros de investigación de algún área, e ingresan muy pocos a algún posgrado. Países en iguales condiciones a México han crecido a pasos agigantados, países manufactureros o agrícolas han cambiado por completo. Guillermo Haro decía que era necesario darnos cuenta de todo lo que nosotros mismos nos podemos hacer, que como era posible que los extranjeros se hicieran cargo de nuestros recursos naturales, o del uso del suelo.

A final de cuentas no importa la profesión que desarrolle, pero es importante darnos cuenta que es necesario convertirnos en personas de bien, que todos los días comencemos con actitud de cambiar las cosas y hacer de nuestro país un lugar mejor y al igual que Guillermo Haro cambiaremos el rumbo de nuestra profesión y haremos cosas grandes.

 

Para la humanidad, la elección es el universo o nada.
-H.G. Wells

No hay comentarios

Dejar respuesta