Hay una cosa con la que todos podemos estar de acuerdo, Pink Floyd es un éxito mundial musicalmente hablando, ellos alcanzaron mil veces más éxito de lo que cualquier persona común soñaría con tener y, sabes cuál es lo más impresionante, su tipo de música no es algo que escucharías normalmente, no es la clásica canción pop o rock que todo el mundo espera

Cortesía de: www.todomusica.org

escuchar, Pink Floyd es una de esas pocas bandas con un estilo muy único y original que, a pesar de no ser lo ideal para las masas, termino siendo el plato predilecto para la mayoría lo que logro posicionarla como lo que es hoy en día, una leyenda del rock y de la música, pero mi pregunta es ¿Nadie se ha preguntado sobre el origen de la banda? Claro que sí, pero mi caso es particular, a mi personalmente, no me gusta la música de Pink Floyd, y no es que la odia ni mucho menos, simplemente no es mi estilo pero tengo el suficiente sentido común para reconocer que tiene un lugar importante en el gran esquema de las cosas, y es por eso que estamos aquí, para repasar algo que al menos para mí nunca fue algo muy importante, pero que estoy seguro que me abrirá los ojos a un nuevo panorama de lo que representa el enigmático nombre “Pink Floyd”.

La mítica banda de progresivo psicodélico fue formada en 1965 por los músicos Roger Keith (Syd) Barrett, George Roger Waters, Richard William Wright y Nicholas Berkeley Mason Londres, Reino Unido, donde dos de estos integrantes, Barrett y Waters, solían frecuentar la escuela superior de Cambridge, donde incluso llegaron a tomar cursos con, el futuro reemplazo de Barrett, David Gilmour. Todo el mundo pensaría que ese sería el inicio de la banda, pero en realidad, al terminar su camino por Cambridge, ellos parieron caminos y Barrett decidió ir a la Escuela de Artes de Camberwell, escuela reconocida por los que

Cortesía de: www.elnuevoherald.com

buscaban el sueño de ser un artista pop de los años sesentas, mientras que Waters decidió seguir el camino del Politécnico y un cierto curso de arquitectura, futura época en la que tuvo la oportunidad de conocer al otro par de integrantes de lo que, en un futuro, se convertiría en Pink Floyd, William Wright y Nicolas Manson, con quienes, al tener gustos musicales similares, decidió hacer una banda llamada en un inicio como “Sigma 6”, nombre procedido por un sin número de nombres más sin éxito hasta que, un día, decidieron reclutar a nuevos integrantes y, es aquí donde los caminos de Waters y Barrett se volvieron a cruzar en el momento en el que Barrett y el músico Bob Close se unieron a la alineación de la banda.

El impacto de Barrett en la banda fue uno importante porque se podría decir que, gracias a él, Pink Floyd tiene el nombre que todos conocemos al pensar en el nombre basándose en los nombres de dos grandes hombres del blues, Pink Anderson y Floyd Council, un nombre que, sin saberlo, se convertiría en la marca de su talento.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas, existió un momento en el que hubo roces de convivencia y un sin número de diferencias musicales entre Barrett y Close, lo que llevo a Close a su salidade la banda; poco después de este suceso, el cuarteto consiguió un contrato para tocar todos los sábados por la tarde en el club Marquee de Londres y, a partir de este punto, el resto es historia.

La vida da muchas vueltas y nunca sabes como la vida va a resultarte, y como ejemplo están las diferencias musicales entre Close y Barrett, se imaginan ¿Que hubiera sido de Pink Floyd si Close hubiera permanecido como integrante de la banda? ¿Su música hubiera sido igual? o ¿Qué hubiera pasado si Barrett hubiera sido el que sufriera el destino de no ser parte de Pink Floyd desde un principio? Nunca lo sabremos, pero, sin embargo, es un tema que te da mucho que pensar, quien sabe, tal vez habrá sido el destino el que tomo la decisión que causo que, una banda como Pink Floyd, lograra el éxito que ahora comparten sus músicos y lo harán por el resto de la historia musical.

Cortesía de: www.crhoy.com

No hay comentarios

Dejar respuesta