Liberté, égalité, fraternité (Libertad, igualdad y fraternidad), fueron los tres principios bajo los cuales se fundó la primer República Francesa, inspirada a su vez por la Revolución Francesa. Resulta pues, que el hombre siempre ha perseguido el primer principio: La Libertad; y no es casualidad que el mundo tenga cientos de historias acerca de revoluciones en donde dicho principio sea estandarte.

Cortesía de: www.ecured.ecu
Cortesía de: www.ecured.ecu

En nuestra era contemporánea no deja de suceder, aunque hay que destacar que las cosas han cambiado; hemos sustituido las armas por el dialogo y los medios por el software. Es aquí en donde me gustaría hacer una pausa y hablarles, queridos lectores, acerca del software libre que precisamente representa (y por redundante que parezca) esa Libertad en esta era tecnológica.

Si bien es cierto que muchos fuimos iniciados en sistemas privativos (llámese Windows u OSX de Apple) no cabe duda que ignoramos que muchos de los servicios que consumimos son posibles gracias al software libre. Por ello Luis Sánchez, voluntario de Mozilla en México, acudió a la octava edición del Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre (FLISoL) celebrada en el Instituto Tecnológico de Toluca; para hablarnos, precisamente sobre las bondades que el software libre ofrece.

La libertad de cambiarlo es la principal. Y es que cualquiera con conocimientos de programación y computación podría modificar una distribución y adecuarla a sus necesidades y quizá, talvez quizá, hasta a sus caprichos (claro, respetando las licencias de distribución). Tan es así que miles de empresas alrededor del globo usan software libre para hacer funcionar su infraestructura computacional.

Finalmente, entre otra de las grandes bondades de este producto, es la posibilidad de hacer los arreglos y/o parches necesarios al sistema. Luis nos cuenta que detrás del software libre existe una extensa comunidad de voluntarios que día con día actualizan la información de dichos sistemas para informar a sus homólogos sobre alguna vulnerabilidad descubierta o simplemente un fallo que podría causar dolores de cabeza a la comunidad. Esto es una ventaja sobre el software privativo, para el cual hay que esperar a que la empresa propietaria decida lanzar el parche correspondiente, y aun sin tomar en cuenta el tiempo que tarden para encontrar el fallo.

Cortesía de: www.tecnomenia.com
Cortesía de: www.tecnomenia.com

De esta forma, Luis Sánchez nos invita a adentrarnos al mundo del software libre, y a disfrutar de sus ventajas (que son tan solo la punta del iceberg). ¿Y tú, ya usas Software Libre?

No hay comentarios

Dejar respuesta