“Sólo los muertos han visto el final de la guerra”- Platón.

Recientemente el mundo se ha estremecido con una terrible noticia: un ataque con armas químicas ha sido perpetrado en territorio sirio, y todo apunta que fue ordenado por el actual presidente de dicho país, Bashar al-Assad. Ante este suceso, el gobierno de EE.UU encabezado por Donald J. Trump evalúa tomar acciones militares como respuesta. Hasta el día martes, cuando se realizó el ataque, se registraban 86 muertos, de los cuales 30 eran niños.

Cortesía de: hondudiario.com
Cortesía de: hondudiario.com

La guerra contra el terrorismo iniciada por el presidente estadounidense George Bush ha traído consigo un sinfín de terribles consecuencias. Su sucesor, Barack Obama quien se comprometió a retirar a las tropas americanas de medio oriente parece haber olvidado encargarse de algunos detalles de suma importancia: en primera instancia, de debilitar a las células terroristas que hoy en día a punta de terror han conquistado grandes territorios en medio oriente; en segunda instancia, de haber marcado los limites necesarios a gobernantes de aquella parte del mundo.

Recordemos algo. Desde el comienzo del conjunto de protestas conocido como “Primavera Árabe” (en donde por cierto cayeron importantes tiranos como Muamar al-Gadafi), Bashar al-Assad fue un importante objetivo a derrocar; bajo tal amenaza y un historial ya cargado por represiones violentas a protestas, el actual presidente de Siria comenzó una ofensiva contra quienes le señala como “rebeldes”. Dichos “contraataques” no han sido cesados desde entonces pese a la condena de organismos internacionales como la ONU.

Cortesía de: elvenezolanonews.com
Cortesía de: elvenezolanonews.com

En la actualidad, Bashar en conjunto con el gobierno Ruso, han realizado ofensivas importantes contra “terroristas” en posiciones estratégicas del territorio de Siria… en este contexto debemos entender que por “posiciones estratégicas” los beligerantes se refieren a: poblados tomados por el grupo terrorista DAESH, y principalmente hospitales y hogares de refugio; la consecuencia: miles de inocentes muertos, familias desplazadas (en el mejor de los casos) y sufrimiento constante para quienes en su desgracia, no han podido escapar… o morir.

El diplomático florentino Nicolás Maquiavelo afirmaba que “los hombres son perversos por naturaleza”; la reflexión a la pregunta queda abierta: A casi medio siglo de su muerte ¿En verdad tenía razón?

No hay comentarios

Dejar respuesta